Box Layout

HTML Layout
Backgroud Images
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
Backgroud Pattern
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
Fofito: «Los niños de ahora son muy espontáneos» | Leonoticias

Fofito: «Los niños de ahora son muy espontáneos» | Leonoticias

E.JIMÉNEZ Ponferrada

El Gran Circo Holiday incluye en sus funciones a un grande del humor en España y en muchos otros países del mundo, que con su espectáculo sigue conquistando a nostálgicos pero también a las nuevas generaciones. Fofito es todo un referente en nuestro país y fue, junto a sus tíos y su padre, un ídolo infantil. Muchos de esos niños, ahora adultos, han criado y siguen criando a sus hijos con sus canciones, conocidas sobre todo en Europa y el continente americano, desde Argentina a Canadá.

Con gesto serio pero amable y siempre con el chiste fácil, Alfonso Aragón Sac, alias Fofito, nacido en Cuba en 1949, recibe a elbierzonoticias para una agradable y distendida charla.

El ¿cómo están ustedes? Fue el grito de guerra de 'los payasos de la tele', ¿sigue siendo el tuyo?

La guerra a los payasos no nos gusta -dice entre risas-. Lo inventó Gaby hace cuarenta y tantos años, hicieron una gala en Cuba y no sabía cómo saludar, ¿cómo estáis vosotros?, pero era muy español. En Cuba se diría cómo están ustedes, pero el problema es que allí todo el mundo se tutea, le hablas al presidente del Gobierno de tú pero cuando vas a reñir a un niño le tratas de usted. Salió ahí, luego pasaron a la tele y siguieron diciéndolo y hasta ahora. Es el DNI nuestro. Yo llego a un sitio, a un bar o a hacer un papeleo y hay cola y digo ¿cómo están ustedes? Y todos se giran y me reconocen.

En 'los payasos de la tele' siempre eras el que recibía los golpes.

Eso estaba muy estudiado. Gaby era el maestro, el que nos enseñaba, el que nos educaba cuando decíamos una palabra equivocada; Fofó era el dicharachero, todo lo que estaba de moda, las canciones de moda en Cuba, todo eso estaba en boca de Fofó; Miliki, como en principio no hablaba, hacía el papel de mudo, enamoraba a las niñas tocando el acordeón muy románticamente. Y cuando ya empezamos a hacer las aventuras, a mi me tocó recibir el cubo de agua, resbalar con la cáscara de plátano, recibir todos los golpes pero todo estaba ensayado. Si me tenía que caer de algún sitio no era madera de verdad y así me quedé, con todos los golpes. Si por casualidad decía Gaby tenéis que ir por ahí, yo estaba ahí y recibía una torta. En Argentina tuvimos que quitar las tortas porque los niños le cogían manía a Gaby porque pegaba a los demás.

Vas aprendiendo, con los maquillajes igual, cuando llegaron mis padres y mis tíos llevaban las bocas rojas grandes, colores en la cara y se dieron cuenta que al acercarse el niño se asustaba y nos dejamos las narices y las pelucas.

Fofito en una actuación con el Gran Circo Holiday

Fofito: «Los niños de ahora son muy espontáneos» | Leonoticias

Los tiempos cambian y también para el humor. ¿Cómo te has tenido que adaptar?

Cuando yo comencé hace más de 50 años el niño jugaba con un balón, la niña con una muñeca, si le regalabas un tren eso era grandioso. Hoy en día la carta de un niño a Papá Noel o a los Reyes Magos quiere un teléfono, quiere un dron, quiere cosas que están ahora en el momento, también juegos de estos de consolas que les encantan que muchos yo lo recomiendo porque aprenden pero otros son muy violentos y el niño no tiene porque ver tanta violencia.

¿Y cómo se conquista ahora a ese público?

El niño era antes menos participativo, entraba a un estudio de televisión o un teatro y apenas cantaban, teníamos que animarlos nosotros, eran mas callados, no más respetuosos pero ahora resulta que el niño es el primero que quiere participar. El mago pide un voluntario y ya están todos con las manos arriba, o juegos en los que necesito cinco niños y cinco niñas y todos quieren ser. Van cambiando desde que entran y son totalmente espontáneos. Me dice, Fofito ¿por qué tienes los zapatos tan grandes? Porque en vez de dar mi número de pie di el número de teléfono y se ríen y hay que estar preparado para esas respuestas.

Pero eso es algo maravilloso

Por supuesto. Precisamente el otro día estaba cantando Don Pepito y la señora que estaba en el palco le dio un codazo al marido y le dijo: está mayor ya, eh? -contesta entre risas-.

Las canciones que cantabais siguen siendo auténticos himnos infantiles porque pasan de generación en generación...

Te voy a contar una anécdota. A mi nieta en el colegio le ponen canciones de Teresa Rabal, de Parchis, de Torrebruno, de las nuestras y cada vez que nos ponían a nosotros decía el abuelo, y ponían otra y decía otra vez el abuelo. La maestra cogió a mi hija y le preguntó que a ver por qué cada vez que ponía una canción de los payasos la niña decía mi abuelo. Claro, mi hija que le dijo que Fofito era su abuelo.

¿Tienes alguna preferida?

La verdad es que no. Lo que si quisiera es hacer un disco y está ahí casi en proyecto en la mesa de una discográfica que es cantar con los niños de los distintos países en los que hemos estado. Que yo diga ¡Hola Don Pepito! y me contesten los argentinos, pasó usted por su casa y me contesten los de Puerto Rico por su casa yo pasé. Creo que eso es muy bonito que desde Argentina hasta Canadá se sepan todo el repertorio nuestro, no hay que ensayar ni nada. Yo llegaba allí y me ponía a hacer comedia y me gritaban que comedia no, que querían canciones. En Argentina nos pasó a mi hermano y a mí que habíamos terminado de cantar y nos pedían otra, pero no había más, se había perdido la maleta de la música en el viaje y estaba toda escrita y todo el playback ahí. Se lo explicamos al público, que si querían podíamos cantar una que ya habíamos cantado y al final pidieron Don Pepito otra vez y a la gente le gustó.

Fofito, Miliki, Fofó y Gaby.

¿Siempre quisiste ser payaso? ¿Todos os quisisteis dedicar al espectáculo? ¿Afectaba mucho a vuestros estudios?

Siempre quise ser payaso. Lo que pasa es eso, que viajábamos mucho y hacíamos un curso en cada país que íbamos. Entonces lo mismo me pasé cinco años en Chicago, después estuve en Miami, luego salté a Puerto Rico, luego a México y después a Venezuela y así íbamos casando con los estudios.

Pero no todos en la familia nos dedicamos al espectáculo, tengo hermanos y hermanas que se dedican a otras cosas, somos cuatro hermanos, dos nacidos en España y dos en Cuba y tiene gracia que los dos nacidos en Cuba estamos aquí y los que nacieron aquí están allí, entre Puerto Rico y Miami.

Además de la tele y el circo también has dado el salto a la gran pantalla. 'Torrente 3' o 'Balada triste de trompeta' han sido alguno de los títulos en los que has participado

Mi padre y mis tíos hicieron en México El nieto del zorro, yo era muy chiquitín, y otra en Cuba que se llamaba Tres bárbaros en un jeep. Luego nos ofrecieron en Argentina hacer una, tuvo mucho éxito, que era Había una vez un circo. Me gustó, fue una experiencia más y, de hecho, con Santiago Segura de una relación laboral ha surgido una gran amistad.

Entonces prefieres el cine o el circo?

Los dos son bonitos, en uno tienes al público en directo, que cuanto más te aplauden más te animas, pero en el cine tienes que esperar a estrenar la película para ver si se ríen o no.

¿Qué tiene el circo que engancha?

Nosotros ya nacimos en la televisión y a mi padre un día se le ocurrió que en Cuba no había circo, así que descansamos de la televisión e hicimos una gira. Compraron un circo muy bonito, que allí se quedó, y ahí fue donde yo aprendí a pisar una pista, me enseñó mi padre, me dijo que esto es como en la plaza de toros, tienes que mirar para todos los lados, tienes que mirar a todo el mundo y girarte siempre para no dar la espalda al público. Aprendes muchos detalles y lo que te va puliendo además, por ejemplo yo salgo con mi hija, tenemos una parodia ensayada y preparada pero a veces improvisamos porque nos aburrimos nosotros mismos y salen cosas que no esperábamos y luego igual lo dejamos porque la gente se ríe.

Fofito y su hija Mónica. /Facebook de Fofito

Fofito estará en la capital berciana desde este jueves y hasta el domingo y tras cada función se queda con su público, que quiere tener un recuerdo con este icono infantil que, además, con la venta de discos, ayuda a recaudar fondos para una asociación de cáncer infantil.

Todos los amantes del circo y aquellos que quieran recordar los buenos momentos de su infancia no se pueden perder este espectáculo (jueves y viernes a las 18:30 horas, sábado a las 5 y a las 7 y domingo a las 5) que, además de Fofito, incluye números de magia, equilibristas o malabaristas.

Además, con Oferplan todos los que lo deseen pueden adquirir entradas con un importante descuento.

MilikiTendencias

  • Etiquetas:
  • don pepito zapatos

Artículos relacionados

Zapatillas New Balance: de "no avalarlas nadie" a convertirse en el nuevo calzado favorito de algunas estrellas del deporte

Esta es la transcripción del vídeo.Fabiana Buontempo: ¿Qué tienen en común la estrella del tenis Coco Gauff, el MVP de la NBA Kawhi Leonard, y el futbolista del Liverpool Sadio Mané? Todos ellos usan...

Pies quemados y heridos deja el paso de Universidad de Chile por la cancha sintética de Quillota

El partido de la Universidad de Chile ante Deportes Melipilla por el Campeonato Nacional sigue dando vuelta en la cabeza por el resultado, pero también en los pies de los jugadores azules. Es que no f...

Vestido, sastre o lentejuelas: ideas de looks para ponerte esta Nochebuena y triunfar

La Nochebuena es una fiesta que se suele pasar en familia, una noche en la que nadie te va a exigir una etiqueta, pero en la que apetece arreglarse. Un estilismo adecuado para esta fecha debe guardar...

«Puedes estar en tu peso y ser metabólicamente obeso»

El peso ideal no existeTanto él como la nutricionista Ana Golpe tiran por tierra el mito del peso ideal para cada persona, sino el saludable, y en la eficacia de la cinta métrica frente a cualquier si...